Logo
icono de la noticia

 

La reciente concesión del Premio Nobel de Literatura, que ha recaído en la periodista bielorrusa Svetlana Alexievich, vuelve a poner sobre el tapete el creciente protagonismo de las mujeres en el terreno de las letras. Un rol que empieza a desembarazarse de viejos complejos y clichés y que, números en mano, ya se codea con los pesos pesados del star-system masculino por derecho propio. ¿Quieres saber quiénes son las autoras de hoy que no puedes perderte?

Desde las gurús de las letras hispanas hasta las grandes plumas de los géneros de moda, pasando por las reinas Midas del best seller. Por si alguien lo había olvidado, la literatura femenina cotiza al alza y pide paso en un feudo tradicionalmente copado por hombres. 

Un buen indicador de este cambio de ciclo es el galardón antes mencionado. Pese a haber ninguneado sistemáticamente a las escritoras —desde su creación en 1901, sólo 14 féminas han conseguido hacerse con este premio—, en los últimos años la tendencia se ha invertido. Así, en la edición del 2009, el reconocimiento fue para la rumano-germana Herta Müller —en cuya obra denuncia las condiciones de vida en Rumanía durante la dictadura de Ceaucescu—, y en la del 2013, para uno de los puntales de la literatura actual en inglés: la canadiense Alice Munro.

También destacan en el ámbito anglosajón figuras como la estadounidense Tracy Chevalier, con novelas tan aclamadas como La joven de la perla o El maestro de la inocencia; su compatriota Suzanne Collins, creadora de la famosa trilogía Los juegos del hambre; la narradora y productora de cine británica J. K. Rowling, artífice de las archiconocidas aventuras de Harry Potter, o la estadounidense Stephenie Meyer, cuya rúbrica está detrás de la saga Crepúsculo y que allanó el camino a la jovencísima Amanda Hocking.

No obstante, dentro de la literatura femenina que rompe moldes hay vida más allá de la lengua de Shakespeare. Prueba de ello es Sarah Lark, pseudónimo de la prestigiosa escritora alemana afincada en España que firma En el país de la nube blanca, considerado el debut más exitoso de los últimos tiempos en Alemania.

Mención aparte merece Escandinavia, el último caladero de voces de referencia. A la finlandesa Sofi Oksanen habría que sumar las principales autoras de la novela negra de este siglo, uno de los géneros más en boga. Entre ellas, descuellan la noruega Anne Holt y las suecas Mari Jungstedt y Åsa Larsson. En cualquier caso, el thriller policíaco no es patrimonio exclusivo de las nórdicas; que se lo pregunten si no a la británica Paula Hawkins, quien lleva vendidos más de tres millones de ejemplares de La chica del tren en todo el mundo.

Asimismo, el boom del noir comparte su momento más dulce con la narrativa erótica, que ha encumbrado a la londinense E. L. James y sus Cincuenta sombras de Grey. Un fenómeno que también ha aupado a la estadounidense Sylvia Day, la británica Jodi Ellen y las españolas Megan Maxwell y Noelia Amarillo.

Al hablar de España, tampoco se puede dejar en el tintero a otra mujer que inició su andadura de la mano del relato erótico, Almudena Grandes, así como las mayores orfebres de la novela histórica en castellano: Julia Navarro y, por descontado, Matilde Asensi, que acaba de publicar El regreso del Catón. Tampoco hay que pasar por alto a escritoras de la talla de Espido Freire o, en el apartado del ensayo y poesía, a Beatriz Villacañas. ¿Y qué decir de María Dueñas y Luz Gabás, que han dado el salto a la televisión y el cine con Entre costuras y Palmeras en la nieve, respectivamente?

En cuando a la literatura femenina latinoamericana de hoy, encabezada por la chilena Isabel Allende —su obra ha sido traducida a 35 lenguas—, también conviene citar a la veterana periodista mexicana Elena Poniatowska, ganadora del Premio Cervantes en el 2013.

En otros contextos idiomáticos, habría que referirse a la marroquí Fatima Mernissi o a la dramaturga francesa de ascendencia iraní, húngara y rusa Yasmina Reza. 

Finalmente, por lo que respecta a la literatura catalana, figuras consagradas como Carme Riera o Maria Barbal, cuya obra goza de una excelente acogida en países como Alemania, conviven con autoras revelación como Blanca Busquets o Marta Rojals, cuyas novelas Primavera, estiu, etc. y L’altra han sabido plasmar como pocas los problemas y contradicciones que afronta la generación mileurista.

Comparte este Post: