Logo
icono de la noticia

En la variedad está el gusto… (También para el diseño).

 

Me gusta el chocolate. ¿Y a quién no?

Hace unas semanas entré a realizar una compra en una pequeña tienda dedicada en exclusiva a la venta de este apreciado tesoro; allí tenían de todos tipos, formas, colores, sabores… (Paraíso para un diseñador…).

Mientras esperaba mi turno para saciar mis ‘ansias chocolateras’, me percaté de lo cuidado de todos y cada uno de los productos que allí se ofrecían; una cartelería y packagings de aspecto muy cercano al Art Nouveau, sin duda altamente sugerentes…

Tanta personalidad gráfica desprendía aquella marca, que no pude contenerme y preguntar… ¡Bingo! Menuda suerte la mía, justo fui a dar con una adorable ancianita, propietaria de la firma.

Mi olfato no me engañaba (y no me refiero al chocolate); según sus explicaciones, todos aquellos carteles y material gráfico, pertenecían a los mejores ilustradores de vanguardia de la época (tales como este, de Alphonse Mucha de 1900).

Quizás, no los presentarán a los Laus en la categoría de packaging –por aquello de la novedad…– Pero cumplen sin duda, con dos directrices fundamentales, que los diseñadores siempre debemos tener en cuenta durante la elaboración del proyecto; la capacidad de otorgar al producto una personalidad gráfica reconocible y definitoria, y que además, se ajuste a los valores de la marca. ¡Olé!

La estrategia del propietario, desde hace más de un siglo, consistía en ir a buscar lo innovador de la época. Y… voila! Más de 100 años después, sigue vigente…

Y es que el buen diseño, envejece bien…

Al salir del establecimiento, después de un grato recorrido por la gráfica y la historia de la marca, me invadió una duda existencial… ¿Y dónde había visto yo, la versión chocolatera actual de un rediseño ejecutado de forma excelente?

(La memoria ­ –en general– igual no es mi fuerte, ¡pero la visual no falla!)

Y… ¡Ajá! En la ADCE Night Spain que tuvo lugar a principos de año en el Disseny Hub Barcelona (la entrega de premios ADCE Awards).

Allí,  se premió este diseño que os traigo de Lavernia & Cienfuegos para el packaging de Utopick Chocolates.

Comenzando por el logotipo, que hace referencia al transporte originario del cacao, todo el trabajo destila elegancia y modernidad a partes iguales.

En el planteamiento, estaba implícito reflejar el trabajo artesanal que realiza este maestro chocolatero, por ello el propio plegado del envoltorio configura el diseño de una forma elaborada, ingeniosa y al mismo tiempo efectiva; ya que la tableta está marcada de forma triangular (en lugar de los tradicionales rectángulos) permitiéndote cerrar nuevamente el envoltorio (por si la consciencia ya te dice basta…) conservando la estructura.

Cabe destacar el cuidado con el que combina las tramas de figuras geométricas aprovechando las dobleces  (algo que también define ese criterio artesanal y se repite en la superficie del propio chocolate) con los colores y el cuidado de la producción; combinando –lo que parece ser– estampación o algún tipo de barniz / tinta brillante, sobre la gama de colores que diferencian la serie.

En definitiva, ¡una obra maestra chocolatera en todos los sentidos!

¿Y a estas alturas, todavía no os han entrado ganas de ir a buscar una onza?

 

chocolateamatller.com

utopick.es

 

Jesús Fariñas 

Profesor del Grado en diseño de UNIBA-UB

Comparte este Post: