Logo
icono de la noticia

¿Qué aporta la psicopedagogía al desarrollo infantil?

 
psicopedagogía desarrollo infantil

Pese a ser una disciplina relativamente reciente, la psicopedagogía se ha consolidado como uno de los grandes aliados del sistema educativo, especialmente durante los primeros años de escolarización, ya que la detección precoz es el sistema más eficaz para corregir los problemas de aprendizaje en los niños y garantizarles un correcto desarrollo cognitivo y emocional. Prueba de ello son las múltiples ventajas que brinda a la educación infantil, y que resumimos en nuestro post de hoy.

España ostenta el dudoso honor de ser uno de los países de la Unión Europea (UE) con una mayor tasa de fracaso escolar: concretamente, un 19,97%, según la última Encuesta de Población Activa (EPA). A pesar de que este porcentaje está disminuyendo año tras año, la cifra continúa siendo alarmante, y pone sobre la mesa la necesidad de que docentes y psicopedagogos establezcan una colaboración aún más estrecha.

La razón hay que buscarlas en las causas de este abandono prematuro de los estudios obligatorios. Aunque los datos pueden variar ligeramente en función de las diversas investigaciones que se han llevado a cabo, los motivos más frecuentes son, por este orden, los problemas emocionales y del aprendizaje —como las dificultades en la lectoescritura, la dislexia, la discalculia, la disfasia y la dislalia (pronunciación defectuosa)—, que conjuntamente motivan 6 de cada 10 abandonos. A mucha distancia, se encontrarían el trastorno del déficit de atención con o sin hiperactividad (TDA o TDAH), con una incidencia del 10% entre quienes no finalizan la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO), y el retraso mental (2%).

Por lo tanto, se trata de problemáticas que pueden ser identificadas, diagnosticadas y corregidas a edades muy tempranas, velando así por un correcto desarrollo infantil y un proceso de aprendizaje exitoso y adaptado a las necesidades de cada alumno.

Detectar los problemas de aprendizaje más frecuentes

En este contexto, el psicopedagogo infantil desempeña un rol fundamental en el ámbito del aprendizaje, ya que reúne amplios conocimientos del comportamiento humano y neurociencia cognitiva, lo que le contribuye a aportar soluciones efectivas y personalizadas para cada niño.

De hecho, una de las responsabilidades de los profesionales es llevar a cabo un diagnóstico que permita identificar las causas de las dificultades de aprendizaje de cada estudiante, realizándole las pruebas pertinentes. Además, éstas pueden complementarse con entrevistas a otros actores involucrados en el proceso de aprendizaje, como los docentes o los progenitores del niño.  

Éstas son algunas de las áreas evaluadas en el diagnóstico pedagógico, y que ayudan a identificar los problemas que impiden un correcto desarrollo infantil:

  • Área de cálculo: comprensión matemática, dominio oral y escrito de las operaciones aritméticas básicas, resolución de problemas, etc.
  • Área cognitiva: atención, concentración, memoria, lenguaje, pensamiento, psicomotricidad y percepción.
  • Área de lectoescripura: comprensión lectora, errores en la lectura o escritura y velocidad. Analizando este ámbito, es frecuente identificar problemas de dislexia, un trastorno del que, en las aulas, sólo se diagnostican entre el 10% y el 25% de los casos. La adquisición tardía de la habilidad lectora (después de los 7 años), la inversión del orden de las letras o palabras, la confusión de caracteres o los errores en el uso de los adverbios temporales (como hoy o mañana o antes y después), son indicios que podrían apuntar a una dislexia. 
  • Área socioafectiva: percepción personal, socialización primaria (familia) y socialización secundaria (escolar).

Los resultados de estas pruebas no sólo permiten descubrir cuáles son las causas que lastran el proceso de aprendizaje del niño, sino que da las pistas para combatirlas, potenciando las habilidades y  puntos fuertes detectados en la persona evaluada. 


El fracaso escolar: un riesgo a cualquier edad

En cualquier caso, lo cierto es que la intervención psicopedagógica no sólo es imprescindible durante los primeros años de escolarización, sino también a lo largo de todas las etapas del desarrollo infantil.

De hecho, existen cuatro tipos de fracaso escolar, dependiendo del momento en que se producen y de las causas que lo provocan.

1) Primario. Se da cuando aparecen problemas de rendimiento en los primeros años de la vida escolar del niño, normalmente ligados a dificultades madurativas. Si no se solventan cuanto antes, pueden ser la base de un fracaso escolar permanente.

2) Secundario. Tiene lugar cuando aparecen dificultades después de varios años de buenos resultados académicos. Éstas suelen ser productos de cambios en el niño o en su entorno, de experiencias traumáticas, de incidencias puntuales o de la llegada de la adolescencia.

3) Circunstancial. Se trata de una caída del rendimiento escolar aislada. La pronta detección de las causas que la han desencadenado es vital para evitar que el problema se perpetúe.

4) Habitual. Se produce cuando las malas notas son una constante en la vida académica del menor. Detrás de esta problemática, pueden esconderse retrasos en el desarrollo psicomotriz o  en la adquisición del lenguaje oral, así como trastornos de dislexia o disgrafía no tratados.

Sin embargo, no hay que perder de vista que la labor del psicopedagogo también es crucial en el caso de alumnos sin problemas de aprendizaje, ya que participan en la elaboración del currículo lectivo, en la evaluación de los progresos de los estudiantes y en tareas de seguimiento, que permiten que cada uno de ellos pueda sacar el máximo partido a sus fortalezas y destrezas.

Para dar respuesta a estos desafíos, el Maestría en Psicopedagogía de UNIBA  —centro adscrito a la Universidad de Barcelona—, proporciona a los profesionales de esta disciplina las claves para una intervención efectiva y para apoyar un desarrollo infantil satisfactorio, independientemente de cuáles sean las circunstancias y los requerimientos de cada persona.

Si tú también te has planteado alguna ser uno de ellos y ayudar a los niños en su vida académica, te invitamos a conocer nuestro programa. ¡Te esperamos!

Comparte este Post: